Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

User Rating: 5.00 / 5

Vota por este artículo!
5.00 of 5 - 1 votes
Thank you for rating this article.
Fabian Mendoza Alzate
Author: Fabian Mendoza AlzateWebsite: https://emarketingrules.com
Sobre el autor
Máster en Marketing Digital y comercio Electrónico Universitat de Barcelona / EAE Business School, Certificado Google en ventas digitales, Analytics y Adwords enfocado a Shopping. Certificado Hubspot en Content Marketing e Inbound Marketing. Apasionado por las redes sociales, las películas, la buena música, los viajes y el cine, como cualquier habitante de la tierra.
Últimas publicaciones del autor

Las encuestas salieron victoriosas de la primera vuelta. Los pronósticos exóticos quedaron sepultados posiblemente para siempre y las redes sociales y los medios digitales lograron un papel protagónico en mover la intención de voto en las últimas horas.

 

Una semana antes de las elecciones del domingo hacíamos algunos análisis sobre lo que estaba pasando en redes y como conectarlo con la verdadera intención de voto de los colombianos.

Uno de los objetivos era también hacer una nueva indagación a pocas horas de la jornada del domingo, para medir la temperatura.

Tomamos las mediciones nuevamente el sábado 26 de mayo, para analizar los cambios y nuevos flujos de la conversación. Al final se podrán ver estos resultados, para evidenciar como lo acontecido el día 25 de mayo, le dio una fuerza en la conversación a Sergio Fajardo, como no la había tenido antes.

Recordemos que la medición, tomada el día sábado, tiene en cuenta 24 horas previas para entregar sus estadísticas. Es así que lo reflejado en la medición está ligado al día viernes, cuando se dieron eventos inesperados que marcaron una explosión en redes, por cuenta del debate ofrecido por la W y Vicky Dávila.

Como todos saben, ese día La W tenía programado su debate electoral. Todos los candidatos habían confirmado su asistencia, pero finalmente 4 de ellos, Iván Duque, Gustavo Petro, Germán Vargas Lleras y Humberto de la Calle, cancelaron su participación. Personalmente me parece un poco injusto entrar a juzgar esta decisión. Esta campaña electoral ha sido sin lugar a duda una de las más intensas de las últimas décadas y esto ha hecho que la exigencia de los candidatos se haya puesto a prueba al máximo posible. Estoy seguro de que esa intensidad ha sido posiblemente, sin embargo, algo más desgastante para unos candidatos que para otros.

Pero este fue un "papayaso" de esos que pueden dar un giro a una elección y por muy poco, casi lo logra.

Sergio Fajardo, por cuenta de la complicada situación que dejó en difícil posición a los candidatos ausentes, logró capitalizar una imagen y un concepto en torno suyo como un hombre de palabra.

La exposición que tuvo Fajardo al ser el único presente en el debate, convertido en entrevista, le permitió captar la atención de millones de personas que escuchaban la W radio y de decenas de miles de personas conectadas a la transmisión en vivo vía Facebook Live.

Con respecto al Facebook Live las cifras reportadas por la W son muy dicientes:

  • Un pico de 23.258 espectadores conectados simultáneamente.
  • Más de 7 millones de usuarios impactados.
  • 2’900.000 de reproducciones de videos (10 videos) On – demand con apartes del debate (o la entrevista).
  • 3’614.000 de reproducciones sumados los videos on demand y el video completo del Facebook Live.
  • 2’327.000 minutos reales reproducidos.

Números que son esencialmente los que podrían lograr en 15 días los canales Caracol o RCN cuando se inaugure el mundial de fútbol Rusia 2018.

Es por esto que no se puede menospreciar lo que pasó. El manejo un tanto eufórico del desplante por parte de la periodista, que de alguna manera se entiende, dada la logística previa, que corría el riesgo de quedar servida, sin pena ni gloria, también logró un efecto de solidaridad en torno a Fajardo.

La ciudadanía estaba indignada. En ese momento no valía nada, solo la palabra de Fajardo. Muchos que no lo habían hecho antes, se tomaron el tiempo de escucharlo, sin réplicas de las otras opciones, con todo el tiempo para redondear sus ideas y con una especie de patrocinio velado que, con preguntas casi editorializadas a favor de Fajardo, hacía Dávila.

Finalizado el Facebook Live, en la W empezaron a recibir llamadas de personas molestas y alborotadas por la situación y como fue manejada. Entonces los radioescuchas unánimemente manifestaban su apoyo a Fajardo, algunos reclamaban a Vicky Dávila el manejo que le daba a la situación, pero algo empezó a ser un discurso casi calcado en esas llamadas:

“Yo pensaba votar por Duque, pero ahora votaré por Fajardo”. Esa fue la afirmación de varios de los oyentes que llamaron a La W. Ninguno de ellos dijo: “Yo pensaba votar por Petro, pero ahora votaré por Fajardo”. Petro tampoco asistió, pero nadie, al menos de los que llamaron se sintió indignado por la ausencia de ese candidato.

Lo mismo se percibió en redes sociales. No se vio mayor indignación de los seguidores de Petro, no tanta como para que decidieran manifestar vía Twitter o Facebook su intención de cambiar el voto a favor de Fajardo. Eso no se vio.

Esto devela, para mi concepto una hipótesis que está sustentada precisamente por lo mencionado anteriormente: Los seguidores de Petro son diametralmente más radicales (y exclusivamente de izquierda) que los de Duque, y en efecto, lo que demuestra es que la candidatura de Duque ha conquistado tanto simpatizantes de derecha, pero también una buena parte del centro. Estos últimos, a los que les preocupa un gobierno de izquierda y que ven en Duque una alternativa que les da seguridad, al mismo tiempo encontraron en Fajardo una alternativa que les ofrece una confianza similar, tanto como para usar el voto de primera vuelta, probando esa alternativa; “Quemando el cartucho”.

Así pues, se podría decir que Fajardo logró capitalizar un porcentaje indeterminado de simpatizantes de Duque, a última hora, pero que del lado de Petro prácticamente no logró robar muchos votos, me atrevería a pensar que casi ninguno.

El votante silencioso, migró por un momento hacia Fajardo, y de hecho dentro de sus votantes ya consolidados semanas atrás, sabemos que su tendencia es ser bastantes tranquilos, por lo que también existe ese perfil de votante allí.

Es claro que los votantes de Fajardo quieren marcar distancia de la derecha y la izquierda. Es claro que muchos preferirán votar en blanco y otros no saldrán de sus casas ese día. Pero al parecer, existe un grupo potente en masa que, dada su esencia de votante metódico y sereno, tomarán una posición cuando llegue el momento de la verdad, el próximo 17 de junio. Esos votantes que no están pensando en las decisiones de ningún partido, porque básicamente, Fajardo no tiene un partido visible (recordemos que él no pertenece ni al Polo ni al Partido Verde), sino que piensan en su propia percepción de lo que deben hacer, se decantarán por Duque, en donde se encuentran votantes de derecha, fieles al uribismo, pero a su vez encuentran fácilmente verdaderos votantes de centro, como ellos, con los que encuentran una afinidad de lo que es mejor para él país, votantes de centro que no existen en la otra orilla.
Veremos que sucede.

A continuación, los resultados del 26 de mayo en Social Mention:

Ivan Duque Social Mention

Gustavo Petro Social Mention

Sergio Fajardo Social Mention

Vargas lleras Social Mention

de la calle Social Mention

Fabian Mendoza A.

@fabianmendoza

 

 

Artículo originalmente publicado como columnista de El Parche del Capuchino

Más de esta categoría